¿Cómo es el rollo? Stella, Adriana y Lina: Mujeres representando arte.

Por Leidy Ruiz

El pasado 12 de Marzo en Cómo es el rollo contamos con la participación de Stella Gúzman quien es administradora de empresas y cantante; y Adriana Soler quien es actriz y docente de química y teatro; además de nuestra mesa de trabajo compuesta por Margarola, Alfonso y Sandra

Nuestras invitadas nos cuentan como tantas mujeres las inspiran para hacer esto, empezando por sus madres, y en general todas las mujeres que desde los inicios de lucha son las que nos han permitido llegar a donde estamos, como acceder a la universidad y aún más a las públicas; gracias a ellas hoy en día muchas mujeres se realizan profesionalmente. Nos dicen además que actualmente la lucha de las mujeres se ha transformado, y para ellas como artistas es muy importante ver que sus puestas en escena han trascendido, que han dejado huella en cada una de las personas que las ven, pues afirman que lograr que la gente tome conciencia es lo mejor que les puede pasar como artistas.

Ellas desde sus saberes y gustos propios nos hablan de la incidencia que generan las mujeres de la ciudad, no solo para el ocho de marzo, día en el que se conmemora los derechos laborales de las mujeres, sino en general en todos los roles que día a día cumplimos a cabalidad las mujeres. Para hablar de esto es indispensable nombrar a Patricia Ariza, directora de la corporación colombiana de teatro, de la cual hacen parte nuestras invitadas y Margarola; las tres nos cuentan que Patricia es una gran modelo a seguir a quien, además, le tiene gran admiración, según Adriana ella es un motivante para ingresar a la lucha feminista desde el proyecto teatral que Patricia misma propone, el cual, desde la creación colectiva ha planteado diversos performance que ha dado vía libre a la espontaneidad, tanto de las actrices como del público que las observa.

En este proceso ya llevan tres performance y hablando puntualmente de “raparse las cabezas” ellas nos dicen que buscan con este llegar al público simbolizando que el cabello se cae pero vuelve a crecer, pero las mujeres lideresas fallecidas no van a regresar y las mujeres víctimas de ataques con ácido no van a recuperar su rostro, también consideran que es la oportunidad de dar a conocer ese inconformismo por lo que está sucediendo en la sociedad, consideran que una de las cosas más importantes que queda de este performance es que las actrices que tenían el cabello largo pudieron donarlo a mujeres que han sido víctimas de ataques con ácido. Margarola aprovecha para contarnos que tuvo todos los síntomas de los nervios propios antes iniciar la puesta en escena, pero que una vez se dio rienda suelta al performance de raparse las cabezas ella descubrió que fue muy valiosos para ella porque sintió que era algo de ella que podía ofrecer a esas mujeres que han sido asesinadas.

Cuando hablamos de esa incidencia Stella nos cuenta como desde la música puede decir que la paz y la vida valen más que la guerra, y que ella considera es una labor que tiene como mujeres y madre; pero que además la hace muy feliz poder hacerlo desde su pasión, la música. Nos cuenta también que ella en su cotidiano busca inculcarle a todos los hombres de su casa estos cambios y que empezando por sus hijos a logrado generar un avance para gran movimiento que se está dando en la ciudad, el cual para de ellas se da desde la dirección de patricia Ariza, con quien logramos resaltar la labor de las mujeres del común que desean cambiar esta sociedad. Sin embargo por parte del público hemos podido evidenciar que están de nuestro lado cuando nos aplauden o lloran con nosotras, pero también hemos podido observar y escuchar los inconformismos de algunas personas que no están de acuerdo con nosotras en este tipo de actividades.

Adriana aprovecha para contarnos de ciberacoso y como ella hace parte de un colectivo teatral el cual trabaja frente a esta problemática desde los colegios ayudando que los niños aprendan a enfrentar esto y no se involucren en situaciones que los llevan a ser vulnerados por esta situación.

Finalmente, Alfonso nos invita a reflexionar sobre lo que falta por hacer, nuestras invitadas consideran que va mucha en el no indagar sobre el tema, el no empezar desde antes a empoderarse frente a estas problemáticas, el olvido por parte de la mayoría de las personas del común y el permitir que las violencias se naturalicen. Por lo que Sandra deja abierta la invitación a que se siga mirando hacia el futuro y se siga incidiendo ya sea hombre o mujer desde cada uno de nuestros saberes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *